NI VÍCTIMAS, NI MÁRTIRES, NI RESIGNADOS: EJEMPLOS PARA UNA JUVENTUD MILITANTE.

 

“…Los miles de compañeros torturados, fusilados, masacrados, asesinados por la dictadura oligárquico-militar, son desaparecidos, sencillamente desaparecidos, no son peronistas montoneros. Esto es; no sólo están desaparecidos físicamente, también se los ha hecho desaparecer en su significado político e ideológico. Se los ha desinvolucrado del derrotero histórico y político nacional, para situarlos en una dimensión innombrable, indecible, en la geografía de lo desaparecido. Por lo tanto, con la desaparición de su identidad, de su política, de su ideología, con el desaparecido desaparece la historia que protagonizó, la lucha que encarnó, el proyecto sostenido, la bandera enarbolada…”

A 40 años del secuestro, tortura y desaparición de un grupo de estudiantes secundarios de La Plata, conocido en el calendario popular como «La Noche de los Lápices» (aunque este fuera el triste epíteto con el que los genocidas nombraron el operativo), vienen nuevos «homenajes» en su memoria, la repetición de algunas frases ya trilladas, vaciadas de su contenido originario y convertidas en slogans para actos “lacrimógenos” o para legitimar este “presente módico”. Es una fecha cara al sentir del movimiento popular y como militantes de este espacio y de esta generación no podemos dejar de compartir las reflexiones que nos suscita la fecha y la coyuntura.
Atravesamos como pueblo y como nación un momento complejo. Tras las rebeliones de principio de siglo que pusieron en jaque a la partidocracia y al sistema político en su conjunto y que alumbraron una enorme esperanza de transformación profunda del rumbo nacional en vastos sectores de la sociedad, esperanza que muchos creyeron ver encarnarse en el gobierno de Néstor Kirchner, a 15 años de abierto ese proceso y con los ojos puestos en el presente, no dudamos en afirmar que nos hallamos muy lejos de dichas transformaciones anheladas.
El kirchnerismo (una extravagante expresión del partido justicialista) ocupó 12 años ininterrumpidos el control de los destinos nacionales. Contó en los primeros años de su gobierno con una inmejorable coyuntura política regional y económica; Hubo récord de reservas en el banco central, una reactivación económica fruto del default y el aprovechamiento de la capacidad productiva instalada, hubo un consenso mayoritario a nivel continental en poner freno a las políticas de ajuste y privatización hegemónicas durante los 80’s y 90’s. Hubo multitudes en las calles bregando por la puesta en marcha y profundización de un proyecto popular que exprese el anhelo de las mayorías. Sin embargo, más allá de medidas puntuales, expresiones de deseo y elementos simbólicos, la realidad nos indica que durante ese lapso se consolidó un modelo económico de reprimarización de la matriz económica, profundamente dependiente del capital extranjero y atado su suerte a los vaivenes del esquema financiero mundial. Hablamos de un modelo basado en la exportación de commodities (al costo de envenenar la tierra y las poblaciones que en ella habitan), del saqueo de nuestros recursos naturales, de la profundización de la dependencia del sistema financiero mundial, del pago con la riqueza acumulada por el trabajo de generaciones de argentinos y argentinas de la fraudulenta ilegítima e ilegal deuda externa alimentando el circuito perverso de la dependencia.
A esta altura no dudamos en afirmar que si el rumbo político y económico no siguió el camino de las transformaciones profundas de la matriz económica dependiente y del sistema político corrupto y elitista que las mayorías populares reclamaban, no se debió a otra cosa que a la falta de voluntad política de realizarlas por parte de la fuerza política en el poder

La vergonzosa derrota del kirchnerismo en las elecciones presidenciales del 2015, a manos de una expresión política cuya victoria (sin golpe de estado, ni proscripción) sólo puede explicarse por la desastrosa imagen y antipatía generada por el FPV en una porción mayoritaria del electorado, incluso de sectores populares. Nos referimos a la alianza política encabezada por el PRO, un partido relativamente nuevo conformado por cuadros ligados al sector empresario, las ONGS, y el lobby privado en tándem con el Radicalismo fragmentado y reciclado. A pocos días de asumir el gobierno, el Macrismo blanqueó su modelo de país con discursos y medidas: Quita de retenciones a la soja, el maíz y a la mega-minería, apertura indiscriminada de las importaciones, guiños a la embajada norteamericana por un lado; Despidos masivos, tarifazo y represión para los trabajadores por el otro. Un gobierno dirigido por CEOS de empresas y amateurs de la política que creen poder licuar (con absoluto fracaso) en lo técnico, la densa complejidad política y social que envuelve la realidad nacional. Lo dicen y lo hacen: Su proyecto de gobierno consiste en generar las condiciones necesarias (Lease: Precarización laboral, criminalización de la protesta, achicamiento del estado, liberalización de la economía, pago de la deuda externa, etc) para que sobrevengan las milagrosas Inversiones extranjeras. Es imperioso preguntarnos en voz alta ¿En qué momento de los 206 años de historia de nuestro país, se puede afirmar que se haya alcanzado el crecimiento y la prosperidad como fruto de la inversión extranjera? Denunciamos como absolutamente falsa esta creencia, puesto que en nuestro país todos las etapas históricas en que la nación prosperó, fue gracias a la inversión nacional y fundamentalmente de carácter estatal y por sobre todas las cosas, gracias al trabajo mancomunado de generaciones y generaciones de argentinos y argentinas, acompañadas por políticas estatales que lo promuevan y protejan.
La inversión y la intromisión extranjera en la economía de nuestro país, siempre estuvo ligada al saqueo, al endeudamiento y a la mínima o nula generación de trabajo. El modelo de nación del Macrismo sigue sin resolver, sino incluso profundizando el modelo de nación dependiente y empequeñecida: Con un 30% de pobreza estructural, con una economía débil, hiperconcentrada y extranjerizada y con una calidad de vida que empeora año a año para las grandes mayorías de nuestro pueblo en beneficio exclusivo de una lumpen-burguesía rentística y parasitaria y los monopolios multinacionales.
¿Desde qué Lugar nos planteamos homenajear a nuestros compañeros en esta coyuntura?:

Porque nuestros modelos de juventud no tienen nada que ver con los Máximo Kirchner o los Piter Robledo, seguimos peleando y construyendo día a día una alternativa política que inspirada en el ejemplo vivo de nuestro compañeros caídos nos ponga en el camino que conduce a un modelo de nación justa, libre y soberana; solidaria y participativa. En el horizonte de la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación.
¿Eran acaso los compañeros que hoy homenajeamos, solo unos mártires inocentes que peleaban por un mero boleto estudiantil? ¿Por qué se omite decir que eran militantes peronistas de la UES montonera, insertos en un proyecto colectivo de Nación, cuyo sujeto no es nada más ni menos que nuestro pueblo? Proyecto que con tanta pasión abrazaron y al cual ofrendaron su vida e incluso su muerte, apostando todo a la liberación nacional y eso no los convirtió en mártires, sino precisamente en HÉROES de esta causa, ante el avance del contraproyecto, aquél que impulsó e impulsa la oligarquía, para muy pocos contra muchos.

¿Acaso piensa algún ingenuo que “Los Lápices” hoy estarían justificando con su firma la humillante e indignante miseria planificada en que viven millones de argentinos, así como el saqueo de nuestros recursos estratégicos? ¿Cree algún resignado que estarían justificando las alianzas políticas con lo más rancio de la clase política rentística y corrupta que nos llevó al desastre, usurpadora de identidades históricas que no encarnan ni por asomo?
¿O alguien se imagina que serían parte de la “militancia” generalizada en estereotipos pasivos y virtuales que se dedican a adornar las decisiones tomadas por una mesa chica y a flamear banderas en los actos de turno?

No tememos equivocarnos al afirmar con seguridad que NO estarían homologando ningún modelo productivo extractivista, de reprimarización económica y saqueo a la patria, incapaz de satisfacer las necesidades más urgentes del conjunto del pueblo argentino, en especial de aquellos sectores sistemáticamente vapuleados por el modelo económico vigente, a partir de la segunda mitad de la década del 70 (que desde el relato se dijo haber cambiado).

Por el contrario, estarían encabezando la multiplicidad de luchas que se extienden a lo largo y ancho del territorio nacional; Al lado de los trabajadores en la defensa de sus derechos y puestos de trabajo, de los precarizados, de los desocupados, de los comedores populares, de los reprimidos y apaleados por las fuerzas represivas del Estado; Al frente de las masivas luchas estudiantiles en defensa de la educación pública, al lado de los pueblos originarios y de las comunidades fumigadas, de los desnutridos de nuestra patria; luchando sin descanso contra Monsanto, contra Chevrón, contra la Barrick Gold, contra la Shell y las cientos de multinacionales que usufructúan nuestra riqueza, contra las grandes corporaciones financieras, contra la concentración de la tierra, contra el pago de la deuda ilegítima y fraudulenta, a costa del hambre y el futuro de pueblo y contra la clase política cómplice y enriquecida que día a día sepulta el futuro de millones y millones de argentinos.

Por eso desde la JUVENTUD PERONISTA AUTÉNTICA – COORDINACIÓN NACIONAL, Asumimos el compromiso de rescatar esa lucha de cara a los tiempos que se vienen y desde nuestro humilde lugar de jóvenes peronistas, los cuales nos venimos encontrando, conociendo, sumando de a poco en todo el país y coincidiendo día a día en la necesidad de realizar nuestro aporte decidido en la construcción de un nuevo proyecto nacional, que nos integre a todos como pueblo, para alcanzar de una vez por todas aquella patria justa, libre y soberana por la que dieron la vida tantos compañeros.
A 40 años, no nos rendimos, no traicionamos, no colaboramos: Seguimos peleando por una patria Justa, Libre y Soberana

MARIA CLAUDIA FALCONE
MARÍA CLARA CIOCCHINI
FRANCISCO LÓPEZ MUNTANER
CLAUDIO DE ACHA
DANIEL ALBERTO RACERO
HORACIO UNGARO

¡¡¡PRESENTES!!!

Juventud Peronista Auténtica – Coordinación Nacional:

Xoana Galván, La Matanza GBA; Victoria Rey, La Matanza, GBA; Jorge Manuel Fernández; Florencio Varela, GBA; Sabino Ledesma, San Martín, GBA; Alejandro Pendito, San Martín, GBA; Nahuel Fadahil, Pablo Podestá, GBA; Denni Fernández, San Fernando GBA; Martín Cortina, San Isidro, GBA; Rodrigo Gadano, Avellaneda, GBA; Javier Iglesias, Gonzalez Catán, GBA; Carlos Grilli, San Lorenzo, Pcia. Santa Fe; Nicolás Montenegro, San Lorenzo, Santa Fe; Johanna Marchesini, Mendoza; Nicolás Herrera, Aguilares, Tucuman; Paula Costas, San Miguel de Tucumán; Ailen Costas, San Miguel de Tucumán; Maive Costas, San Miguel de Tucumán; Ramiro Masés, Capital Federal; Candela Gomes Diez, Capital Federal; Sol Ungar, Capital Federal; Félix Cáceres, Capital Federal; Belen Farías, Capital Federal; Sebastián Vallejos, Corrientes; Roxana Pereira, Corrientes; Martin Ocampo, Corrientes; Yonatan Yapari, Rio Negro; Gonzalo Abreliano, Resistencia, Chaco; José Lopez, Chubut; Sebastián Fernández , Santiago del Estero; Gabriela Conde, Catamarca

Facebooktwittermail