A 70 años de la Constitución de 1949

ESTE VIERNES 10 DE MAYO, DESDE LAS 18.30 HS. DISERTAN LOS COMPAÑEROS DAMIAN DESCALZO, JUAN MANUEL MARTINEZ CHAS Y MARTIN GIAMBRONI, A 70 AÑOS DE LA CONSTITUCION DE 1949 Y EN LA SEMANA DE HOMENAJE AL CENTENARIO DE EVITA.

VALENTIN GOMEZ 3524, ALMAGRO, CABA

“La necesidad de una renovación constitucional en sentido social es el reflejo de la angustiosa ansia contemporánea por una sociedad en la que la dignidad del hombre sea defendida en forma completa. La experiencia del siglo pasado y de las primeras décadas del presente demostró que la libertad civil, la igualdad jurídica y los derechos políticos no llenan su cometido si no son completados con reformas económicas y sociales que permitan al hombre aprovecharse de esas conquistas” (Arturo Sampay, Diario de Sesiones de la Convención Nacional Constituyente – Año 1949, Tomo I, Imprenta del Congreso de la Nación, Buenos Aires, 1949, pág. 274).

El pasado 11 de marzo de 2019 se cumplieron 70 años de la promulgación de la Constitución Nacional sancionada en 1949 y derogada ocho años más tarde por la dictadura llamada “Revolución Libertadora”.

Es en este marco, que un conjunto de compañeros y compañeras de diferentes ámbitos, convocados gentilmente por el Observatorio del Trabajo Forzoso y Otras formas de Explotación Laboral de la Secretaría de Derechos Humanos de la CGTRA, nos hemos propuesto llevar a cabo una serie de actividades en homenaje a dicha Carta Magna oportunamente promulgada
Nos convocamos entonces a juntarnos en nuestra Casa Cultural Pueblo Libre a participar de la disertación en homenaje a los 70 años de la promulgación de esa extraordinaria Carta Magna, con la participación de los siguientes compañeros, que nos honrarán con su presencia:

Juan Manuel Martínez Chas, Abogado Laboralista (UBA). Asesor de Organizaciones Sindicales. Doctor en Derecho del Trabajo, Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF). Máster en Empleo, Relaciones Laborales y Dialogo Social. Universidad de Castilla La Mancha, España (UCLM). Profesor Asociado Universidad de San Isidro Dr. Placido Marin. Profesor de Posgrado de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Damíán Descalzo, Abogado (UBA). Magister en Derecho del Trabajo (UNTREF), Especialista en Derecho del Trabajo (Universidad de Salamanca y Castilla La Mancha). Máster en Relaciones Internacionales (Universidad de Bolonia). Docente de la Facultad de Ciencias Sociales – UBA.

Martín Giambroni, Teólogo – Docente. Instituto de Capacitación «Julio Gómez Carrillo» de la UEJN (Unión de Empleados de Justicia de la Nación), Observatorio del Trabajo Forzoso y Otras formas de Explotación Laboral de la Secretaría de Derechos Humanos de la CGTRA,

Será motivo de la juntada homenajear a esa Carta Magna, que sostenía los derechos, deberes y garantías de las personas, los derechos del trabajador, de la familia, de la niñez, de la ancianidad, y de la educación y la cultura y fundamentalmente, la función social de la propiedad, el capital y la actividad económica. El derecho al trabajo era primordial en la norma al punto de contemplar de modo inherente el derecho de huelga.

Dicha Constitución jerarquizaba el rango normativo de los derechos sociales (del trabajador hasta de la familia, y de la seguridad social), los políticos (de reunión, elección directa del presidente, unificación de mandatos, y reelección presidencial), y los humanos (hábeas corpus, condena al delito de tortura, limitación de efectos del estado de sitio, protección contra la discriminación racial, benignidad de la ley, y contención de los “abusos de derecho”).

Uno de los pasajes particulares de la flamante norma era su artículo 38, que tipifica la concepción liberal del derecho de propiedad –a diferencia de la Constitución de 1853-estableciendo que la propiedad privada apunte a una función social y, en consecuencia, se inserte en las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común, fiscalizado por el Estado. La reforma no implicaba cuestionar el derecho a la actividad privada, sino potenciar el rol estatal en el desarrollo de la pequeña y mediana empresa nacional, y la creación de puestos de trabajo.

Fue en esa línea que su artículo 40, establecía que la organización de la riqueza y su explotación “tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social y que el Estado mediante una ley podrá intervenir en la economía”.

Durante la actividad, proyectaremos también un breve documental en homenaje al Compañero Arturo Sampay.

Quedan invitados todos los compañeros y compañeras. Agradecemos su difusión.

Facebooktwittermail