El hambre no espera – Barrio R.Walsh, La Matanza

El hambre no espera. No conoce de roscas ni de trámites burocráticos. Lo padecen fundamentalmente los niños y destroza a las familias.Barrio Rodolfo Walsh (quién seguramente se retuerce en el cielo ante esta realidad).Alli los compañeros y compañeras con lo poco que se consigue con la solidaridad de los vecinos, ayudan a garantizar que a nadie le falte un plato de comida.

Facebooktwittermail