ANTE EL DENOMINADO «PARO AGROPECUARIO» – COMUNICADO DEL MPA

Como es de público y notorio conocimiento las organizaciones empresarias nucleadas en la llamada “Mesa de Enlace” han dispuesto un paro de cuatro días entre las 00.00 horas de este lunes 9 de marzo y las 24.00 horas del jueves 12 de la semana próxima, cuatro días en los que habrá un cese de comercialización de granos y hacienda. Todo ello en rechazo al aumento de la alícuota a los derechos de exportación de los derivados del cultivo de soja del 30 al 33 %.
La vanguardia de esta medida de acción directa patronal fue asumida explícitamente por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) cuando el empresario Matías de Velazco, su presidente, señaló que su entidad hará un paro sola, si la Mesa de Enlace o Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), a la que está adherida, no convocan a un cese de comercialización.
El núcleo ideológico de esta ofensiva patronal está constituido por algo más de 5.500 titulares propietarios que reúnen en sus derechos de domino algo más de 80 millones de hectáreas, representativos del 2,5 % de la totalidad de cerca de 230.000 explotaciones agropecuarias expandidas en toda la geografía económica nacional que abarcan 157 millones de hectáreas.
En esta perspectiva, nos sentimos en la obligación ética de manifestar nuestro más enérgico repudio a la medida reaccionaria dispuesta por las entidades empresarias aludidas, pero por sobre todo poner de manifiesto una vez más la urgente necesidad de afrontar de una vez por todas el desafío de planificar a través de la definición de políticas de Estado, una sustancial transformación estructural del sector agropecuario argentino con el fin explícito de asumir una adecuada ocupación del territorio, para la generación de trabajo genuino y sustentable directo e indirecto, así como la democratización de la economía, condición necesaria para la transformación productiva para una efectiva Justicia Social a la que todo gobierno peronista debe asumir como insigne mandato.
Una reforma estructural en el régimen agrario, a la par de un eficaz control del Estado sobre la aplicación de la ciencia y la tecnología en el manejo de la naturaleza, no solo en lo concerniente al uso de la tierra en la producción agropecuaria y al aprovechamiento de la masa forestal nativa, sino también en el correcto uso de las aguas continentales, la tecnología, la fauna y la flora nativa y el resto de los elementos naturales.
Una reforma estructural significativa no sólo en lo que concierne a la cantidad de puestos de trabajo sino también en lo que serían sus efectos sobre la población, tanto en lo que respecta a la beneficiaria directa como a la indirecta (en cuanto a empleo), además de las implicancias en relación al mejoramiento de la dieta alimenticia de la población en general y en la construcción de Seguridad y Soberanía Alimentarias.
Existe una amplia geografía nacional donde reside y resiste un sujeto agropecuario nacional de tradicionales banderas reivindicativas federadas (Federación de Cooperativas Federadas, agrupaciones como La Netri y Grito de Alcorta y dirigentes históricos de la entidad que convergieron en un movimiento muy crítico de la dirección que encabeza Carlos Achetoni, titular de la FAA) para una política integral de tierras para lograr estructuras agrarias equilibradas; una nueva ley de contratos agrarios que detenga el avance y la concentración del uso de la tierra; la creación de un Instituto Nacional de Tierras; la implementación de la ley de reparación histórica de la agricultura familiar (27.118) y la efectiva suspensión de desalojos y titularización de ocupantes precarios. También un Plan Arraigo para la juventud y la puesta en marcha de un Programa Nacional de Infraestructura Rural para permitir un mayor agregado de valor en origen; el fortalecimiento de la soberanía biotecnológica, garantizando el derecho a uso propio gratuito de semillas para los agricultores y el desarrollo de tecnología nacional; la puesta en marcha de una política tributaria basada en el principio de progresividad e implementación de la ley de segmentación de derechos de exportación y la creación de la Agencia Federal de Estímulo a la Producción Agropecuaria para promover la actividad agropecuaria que regule el comercio de granos del país.
En síntesis, y frente a las preocupantes incertidumbres que comienzan a vislumbrarse en un horizonte no muy lejano, creemos en una transformación en paz, superando el riesgo de catástrofe creciente en una sociedad donde priman la desigualdad, la pobreza, la desocupación, la subocupación, la marginación y el hambre, de características ya hace décadas estructurales.
MPA – MOVIMIENTO PERONISTA AUTENTICO
Valentín Gómez 3524 – CABA
Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *