SOLO EL PUEBLO SALVARA AL PUEBLO – QUINTA MARCHA AL LAGO ESCONDIDO

 

Y es simplemente así, que esta gesta ingresa en la historia de nuestra querida Patria. Porque como nos diera a entender el compañero John William Cooke, la revolución no es un suceso fulminante sino un proceso en el que median los sacrificios y las tareas revolucionarias, la acción anónima de miles de militantes.

En este caso, alrededor de cincuenta compañeras y compañeros decidieron internarse siete días en la montaña mientras otros cientos lo hacían por el camino mas corto, llamado Tacuifí para ingresar al querido Lago Escondido.

Porque «hay quienes desembarcan ardiendo con un grito sin barcos (pero sí con kayaks  al hombro) y sin armas por la vida”, así fue que con 8 ramas y 16 aislantes -como dijera el compañero Nicolás, del gremio de judiciales, logramos burlar el poder del magnate Lewis, aunque sea por un ratito.

Compartiendo el «mate compañero» fuimos sorteando las vicisitudes de la montaña, discusiones políticas mediante, chistes y sobre todo mucho, pero mucho sacrificio. Se logró bautizar la isla de nuestro espejo de agua como la «Isla de los Patriotas» y acampar en la cabecera Este del lago, bien al ladito de la mansión del magnate inglés, bajo el acecho y acoso de sus vasallos (literal).

Porque todavía hay quienes tienen ganas de «dar vuelta el pullover y desobedecer al tirano» como expresara el Carlón Pereira Rossi, se molestó al poder una vez más.

Porque no corremos con la misma suerte de que los representantes de nuestro Estado tengan el mismo coraje y la voluntad política, decidimos pasar a la acción para marcar el camino.

Así debiera ser ante cada injusticia en la que el Estado haga oídos sordos. Y el MPA estuvo presente.

Patria si colonia no.

Felicitaciones a FIPCA por la iniciativa.

Sabino Ledesma

(Fotos; Rocío Cárdenas)

Facebooktwittermail